Todo cambia en esta vida, incluso las cosas que nos parecen más inamovibles. Y el béisbol no es una excepción.

Hay records que se baten, rachas que se cortan, tabúes que se desmitifican... Muchos ejemplos de esto nos rodean. Todos recordamos la cuenta atrás que vivió Barry Bonds para batir su record de HRs (record histórico que por cierto igualó en el PETCO Park), la larga espera que tuvieron que sufrir ciudades como Boston, Chicago o San Francisco para poder ver a sus equipos campeones de las Series Mundiales una vez más, o como la racha de los Padres del 2010 se veía truncada un 25 de Agosto cuando parecía todo echo, así como la racha de los Rockies del 2007 emergía en la recta final de la temporada con una fuerza tal, que finalmente les condujo a su primera visita a las Series Mundiales.

Nada es inamovible y en esta semana, los Padres han vivido esta sensación de algún modo, cuando veíamos como un record como el de rescates consecutivos logrados por un cerrajero de los Padres, que el legendario Trevor Hoffman había establecido en 41, se veía igualado por Heath Bell, que está demostrando ser un digno sucesor del mítico closer.

El escenario era el mejor posible, el PETCO Park, el rival los Piratas de Pittsburgh, en la mente los cuarenta rescates, que de manera consecutiva habían ido cayendo del lado de los Padres desde el pasado 29 de Mayo de 2010, gracias a Bell. No todos habían sido fáciles y muchos de ellos bien pudieron quedarse en el intento, pero nada de eso había ocurrido. Del mismo modo que tampoco quedó en el olvido el rescate 41 (en el segundo partido de la serie) que igualaba la marca de Hoffman.

Bell ha entrado por derecho propio en la historia de los Padres y aunque él mismo señalaba que Hoffman siempre será el número uno, Bell ha demostrado ser un digno sucesor de tan gran jugador. Ha conquistado algo más que un record o un sitio en la historia de la franquicia, ha conseguido conquistar el corazón de los fans. Ha demostrado que barreras que parecían inalcanzables, marcadas por jugadores míticos (como el record marcado por Trevor entre las temporadas 1997 y 1998) se pueden alcanzar, forjando nuevos héroes para la fanaticada de San Diego.

Y no sólo ese momento tan especial hemos vivido en San Diego. Un mito, un tabú como era el hecho de que ningún lanzador de los Padres había logrado un jonrón en el PETCO Park, también se ha venido abajo cuando Latos conectó una bola lanzada por el pirata Jeff Karstens, en el tercer asalto del segundo juego de la serie frente a Pittsburgh. Suponía el segundo de su carrera deportiva, pero el primero suyo o de cualquier otro lanzador de los Padres, en el PETCO Park (el primer HR de su carrera lo había logrado frente a los Nacionales en Washington, la pasada campaña).

Se podía leer en Internet la noticia, con el sarcasmo de que parecía que los lanzadores de los Padres debían estar cansados de la escasez productora de la ofensiva del equipo, tanto que ellos mismos se habían hecho cargo del trabajo con el bate.

Lo cierto, es que se vio maravilloso como se marchaba la bola fuera del campo, por el jardín izquierdo con el edificio de la Western Metal Supply Co., como testigo de excepción de tan insólito evento.

Tantas veces hemos hablado de las bondades del PETCO Park de cara a los lanzadores y lo penoso que es lograr HRs en él, que ya casi se veía como una quimera ver como uno de nuestros lanzadores, abandonase el protagonismo del montículo para lograr ese protagonismo con el bate. Pero ha ocurrido y Latos ha venido a demostrar que nada es imposible y que el tiempo es una poderosa arma que se encarga de derribar todos los muros.

Todo esto nos infunde ánimos. Ilusión por ver más gestas como las logradas esta semana. Esperanzas de que lo mismo que las barreras se rompen, las malas rachas también se pueden rompen. El mes de Abril ya quedó en el pasado y lastran de algún modo la temporada en curso, pero no de manera decisiva. Tanto valen las victorias logradas en Abril, como las logradas en Septiembre y si la mala racha de resultados de Abril nos alejó de la cabeza, nadie dice que una buena racha en Mayo, no nos pueda acercar a la cima y devolvernos a la lucha por lo máximo.

Si Abril terminó con un balance para los Padres de 10-17, el mes de Mayo ha empezado con algo más de optimismo para nosotros. Y es que es momento de sentirse optimista y pensar que la remontada es posible, del mismo modo que caen records, que surgen rachas positivas y también negativas.

Como tampoco hay que perder la esperanza de que la eterna espera del gran momento que todos soñamos vivir con los Padres (ganar las Series Mundiales) llegue pronto, del mismo modo que la sequía terminó para Boston, Chicago, San Francisco, que mayor espera que la nuestra tuvieron que soportar.

Porque tarde o temprano (espero que más pronto que tarde), ese sueño lo haremos realidad entre todos.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS DESDE ESPAÑA, así como a través de PADRES HISPANOS EN FACEBOOK y a través de twitter en @BerkutMartin.