(AP)

PHOENIX -- Miguel Cabrera tiene toda una vida en el béisbol de Grandes Ligas, con ocho temporadas y media bien productivas, un anillo de campeón, un título de jonrones y otro de empujadas.

Con tan sólo 28 años de edad, el venezolano cuenta con 265 jonrones, 938 carreras empujadas, 319 dobles y promedio de por vida de .313.

Este año fue invitado a su sexto Juego de Estrellas, pero para el oriundo de Maracay, estos reconocimientos no se vuelven monótonos.

"Se siente bien, (estoy) bastante orgulloso, contento de estar aquí", le dijo Cabrera a LasMayores.com. "(Voy a) tratar de aprender un poquito más de la pelota, compartir con las estrellas y que están aquí, tratar de divertirme y olvidarme un poco del juego diario."

En esta temporada Cabrera ha seguido brillando con los Tigres de Detroit, punteros de la División Central de la Liga Americana al llegar al Clásico de Media Temporada.

Jugando en cada uno de los 92 juegos de los Tigres hasta el momento, el primera base batea .311, con 18 jonrones, 21 dobles y 59 empujadas. Está en el tercer lugar en OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de la Liga Americana con .980, sólo superado por el mexicano Adrián González de los Medias Rojas y el dominicano José Bautista de los Azulejos.

Cabrera está consciente de que aunque el afán diario de 162 partidos requiere de mucho esfuerzo, tanto físico como mental, de vez en cuando hay que tratar de disfrutar lo que uno ya ha logrado. Y para el toletero, el Juego de Estrellas es el momento ideal para hacerlo.

"Que te tomen en cuenta para este tipo de eventos es algo que tú quieres tener en tu carrera", dijo Cabrera. "Algo que cuando ya termines de jugar pelota, verás todo lo que tú hiciste. (Hay que) tratar de estar orgulloso de todo lo que tú hiciste en tu carrera."

Los Tigres no han clasificado desde que llegó al equipo Cabrera en el 2008, pero Detroit se encuentra con ventaja de medio juego sobre los Indios de Cleveland en su división. La lucha se ve bien cerrada entre ambos, pero Cabrera confía en que podrá llegar a los playoffs por primera vez desde el 2003, cuando se coronó campeón con los Marlins como novato.

"Lo veo bastante bien" dijo el venezolano sobre el equipo de los felinos. "Creo que nos quedan como 48 juegos en la división de nosotros. Tampoco hay que descartar a White Sox y a Minnesota, que están ahí como a cinco (en el caso de los Medias Blancas) y otro seis (6.5, Mellizos) juegos.

"Hay que tratar de terminar fuerte y jugar un buen béisbol después de este Juego de Estrellas."