(Thearon W. Henderson/Getty)

La ofensiva no ha sido el fuerte de los Padres en el 2011. Desde la marcha de Gonzo a Boston, el equipo no ha tenido un referente claro a la hora de afrontar los turnos de bateo, del mismo modo que lo hizo en el 2010. Sin un líder claro en este aspecto, varios jugadores han destacado en la ofensiva de este año, pero sin llegar a los números que dejó el Titán de San Diego.

Esto ha provocado que en el 2011, los Padres hayan terminado en los últimos puestos de casi todas las estadísticas ofensivas en las Grandes Ligas, lo que unido a una temporada con 91 derrotas, ha provocado la destitución de Randy Ready como entrenador de bateo de los Padres. Un puesto, que desde hace tiempo, no termina de ser un pilar de éxito en los Padres, teniendo al enorme PETCO Park como la espada de Damocles que pende sobre las cabezas de aquellos que toman este puesto (tendencia que Phil Plantier tratará de revertir, por todos los medios, a partir de la próxima temporada).

Los Padres han tenido un pobrísimo balance ofensivo con un escuálido record de 3.66 carreras anotadas por juego y de 3.48 carreras impulsadas, lo que nos sitúa solo por encima de los Giants dentro de las estadísticas de la Liga Nacional y también por encima de los Mariners en el Global de las Grandes Ligas. Se ha anotado menos de 600 carreras en total, por primera vez desde 1988, lo que sin duda ha contribuido muy significativamente en el hecho de que hayamos pasado de ganar 90 juegos en el 2010, a perder 91 juegos en el 2011.

Pero también se ha terminado en las últimas plazas de las estadísticas en turnos de bateo, con 33.44 por juego (el peor registro de las Grandes Ligas), en hits por encuentro con 7.93 (superando solo a los Mariners), en HR por partido con 0.56 (peor record de las Grandes Ligas) y en dobles por juego con 1.52 (superando solo a los Dodgers y los Braves). Solo en triples por juego hemos ocupado el primer puesto en las Grandes Ligas, con 0.26.

Estos números han provocado que en numerosas ocasiones se desperdiciasen joyas provenientes de la loma, además de muchas blanqueadas en nuestra contra. Y una buena muestra de esto es que además, la estadística del porcentaje de victorias en juegos con un final muy cerrado y en las carreras anotadas en extra innings no han sido tampoco muy favorables a nuestros intereses.

Por un lado, los Padres han concluido la temporada en el vigésimoquinto puesto de las Grandes Ligas en porcentaje de victorias en juegos con un final de infarto, con tan solo un .0440 de balance de victorias, mientras que por otro lado hemos ocupado el último puesto en la estadística de las carreras anotadas en entradas extra, con tan solo 0.04 carreras por juego, mientras que nuestros oponentes nos encajaban 0.14 por juego (lo que nos deja también en el sótano de esta estadística).

Y si nos fijamos en las estadísticas individuales, vuelve a ser inevitable las comparaciones con el referente ofensivo en el 2010. Adrian González, con 591 turnos de bateo, se aproximó a la marca de .300 en porcentaje de bateo y a la marca de .400 en porcentaje en base (.298 y .393 respectivamente).

Sin embargo en este año, nadie con tantos turnos de bateo, ni tan siquiera con la mitad de ellos, ha logrado situarse cerca de estos números. Tan solo Headley (con 381 turnos de bateo) y Hundley (con 281 turnos de bateo), han logrado colocar su porcentaje de bateo al borde de .290. Del resto de peloteros, mencionar sobre todo a Denorfia, que con 307 turnos de bateo ha logrado batear para .277, a Maybin que con 516 turnos de bateo, logró un registro de .264, y a Bartlett que fue el Padre que más turnos de bateo ha acumulado en el 211, con 554 turnos de bateo (bateando para .245).

Capítulo aparte merece el caso de una de las sensaciones de la recta final de la temporada. Jesús Guzman tan solo ha acumulado 247 turnos de bateo en las Grandes Ligas en el 2011, pero sus números dejaron un sabor de boca impecable. 33 carreras anotadas, 77 hits, 44 carreras impulsadas, .312 de porcentaje de bateo y .369 de porcentaje en base. Además ha hecho historia en los Padres y en el PETCO Park, al terminar con un porcentaje de bateo en casa de .346 (37 de 107). Marca que es la más alta de un jugador de los Padres en el PETCO Park, en sus ocho temporadas de historia (con un mínimo de 100 turnos de bateo por campaña).

Anteriormente a esta temporada, habían superado el registro .300 en el PETCO Park (para una temporada completa y al menos 100 turnos de bateo), Josh Bard, Yorvit Torrealba, Dave Roberts, Mark Loretta, y Ramon Hernandez. En este 2011 se han unido a este club tanto Guzman como Nick Hundley, que ha bateado para un porcentaje de .307 (42 de 137), logrando el cuarto mejor registro de la historia del PETCO Park. Además, este último ha logrado un porcentaje de bateo de .366 después del Juego de las Estrellas, siendo el cuarto mejor porcentaje de bateo de las Grandes Ligas tras el parón del All-Star, destacando considerablemente en la recta final.

También en la temporada, destacaron los momentos en los que tanto Rizzo, como Blanks se incorporaron en el equipo de la Gran Carpa. Sin embargo, sus porcentajes de bateo no terminaron de resultar un revulsivo decisivo en ataque, ya que Rizzo en 128 turnos de bateo no logró más que un registro de bateo de .141, mientras que Blanks en 170 turnos de bateo llegó a un porcentaje de bateo de .229, con 26 carreras impulsadas y 7 HRs.

Sin duda alguna, implementar el potencial ofensivo de los Padres, será uno de los temas que con más empeño se tratará en la offseason y la resolución final de la incógnita acerca del retorno o no de Heath Bell en el 2012, será determinante de cara a ver como Byrnes afronta la búsqueda de ese mayor potencial ofensivo, para los Padres del año que viene.

Rumores surgieron respecto del movimiento de los límites del PETCO Park, lo cual no parece que suceda en un futuro inmediato, ya que la base del éxito en este PETCO Park es y será el pitcheo, por encima de ofensiva, que por supuesto tendrá que mejorarse, a pesar de que nuestro parque se quede como esté ahora. Porque lo que está claro es que el pitcheo es el que nos puede llevar a la tierra prometida, pero sin carreras, no se ganan partidos.

La semana que viene le toca el turno al análisis de los lanzadores. Una loma que ha demostrado seguir siendo una de las mejores de la Gran carpa y que sigue siendo el gran bastión en el que se sustenta las opciones de un brillante futuro para nuestro equipo.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS, así como a través de PADRES HISPANOS en Facebook y a través de Twitter en @BerkutMartin.