(Getty)

Hasta cuatro receptores han participado en la temporada de los Padres. Y el que menos, lo ha hecho en más de 20 juegos, por lo que la dinámica de un receptor titular en la figura de Nick Hundley más otro receptor con experiencia y solvencia, no se ha resultado del todo en esta temporada.

Y es que durante las últimas temporadas, los Padres siempre han tratado de lograr ese objetivo, consolidando a Hundley en la titularidad, al tiempo que se trataba de rodearle de algún receptor con experiencia que le ayude desde la suplencia. Si bien la primera parte creo que si está lograda, la segunda siempre ha terminado siendo una asignatura pendiente, al no lograr la permanencia en el equipo, a lo largo del tiempo, de jugadores como Henry Blanco, Yorbit Torrealba...

Asignatura pendiente que lo volverá a ser en la offseason que vamos a vivir ahora, ya que volverá a ser un pendiente que deberá de tener en cuenta nuestro nuevo Gerente General, en buena medida por las lesiones vividas por los Padres en esta posición. Y es que Nick Hundley, llamado a ser el titular de los Padres para los próximos años, no ha podido disputar en esta temporada más que 82 juegos, lo que nos ha llevado a ver como Luis Martínez ha disputado 22 juegos, mientras que Rob Johnson ha disputado 67 y Kyle Phillips 36.

Y a excepción de Nick Hundley, que ha atesorado un porcentaje de bateo de .288 y porcentaje en base de .347, el resto de receptores, como el equipo en general, ha decepcionado en ataque, apenas llegando Luis Martínez a batear para .203 (con un porcentaje en base de .309) en 59 turnos de bateo, y bajando del .200 los otros dos receptores. Rob Johnson ha acumulado 179 turnos de bateo, bateando para .190 y con un porcentaje en base de .259 y Kyle Phillips ha bateado para .171 en 76 turnos de bateo y con un idéntico porcentaje en base, que su compañero Johnson.

En cuanto a los robos de base en contra, no nos ha ido tan bien como nos fue en el 2010. San Diego ha visto como los rivales han intentado 201 robos de base, 113 de ellos en casa y 83 fuera de casa (con un porcentaje de éxito de 70.1), mientras que el año pasado solo fueron 118 intentos (con un porcentaje de éxito de 66.9), lo que nos ha llevado a ocupar el penúltimo lugar de las Gran Ligas y el último de la Liga de Nacional en este aspecto, mientras que en el 2010 fuimos el noveno mejor equipo de la competición en esta estadística (aunque teniendo en cuenta los porcentaje de éxito, solo hemos ocupado el duodécimo puesto en cesiones de esas bases extra). Y en cuanto a los robos de base por partido, las cosas no variaron en lo más mínimo respecto de la anterior estadística, ya que con 0.87 robos de base permitidos, también hemos ocupado el penúltimo puesto en las Grandes Ligas y el último de la Liga Nacional. Y esto teniendo en cuenta que en el 2010, el porcentaje solo fue de 0.49 (cuando fuimos el sexto mejor equipo de la competición).

Sin duda lo más positivo en esta temporada de los Padres, en lo que a receptores se refiere, lo hemos vivido con Nick Hundley. Lo malo llegó por su lesión, pero nos dejó destellos importantes, al lograr un porcentaje bateo de .367 después del parón por el Juego de las Estrellas, con un porcentaje en base de .404 en los 1128 turnos de bateo de que dispuso en los 37 juegos disputados. Esto supuso el cuarto mejor registro en porcentaje de bateo, en ese periodo en las Grandes Ligas, algo que sin duda vino bien a un equipo mermado en la ofensiva.

Otro aspecto positivo en la receptoría, llegado de la mano de Hundley, vino en los juegos disputados en el PETCO Park, al ingresar nuestro catcher titular en el selecto de los jugadores de los Padres, que con al menos 100 turnos de bateo, logró superar la marca de .300 de bateo en nuestro vasto parque. Solo le superó esta temporada Jesús Guzmán, que ha sido uno de esos jugadores que han dejado muy buenas sensaciones de cara al futuro de San Diego. De hecho, Guzmán ha hecho historia en los Padres y en el PETCO Park en esta temporada, al terminar con un porcentaje de bateo en casa de .346 (37 de 107). Marca que es la más alta de un jugador de los Padres en el PETCO Park, en sus ocho temporadas de historia (con un mínimo de 100 turnos de bateo por campaña). Pero Hundley también ha logrado una sensacional marca en casa, al tener 137 turnos de bateo, logrando un porcentaje de bateo de .307, con 42 hits, 9 dobles, 4 triples y 6 HRs, además de tener un porcentaje en base de .373. Todo ello en los juegos que Hundley ha disputado en nuestro hogar, con lo que logra el cuarto mejor registro de la historia en el PETCO Park.

Así pues, números no demasiado destacados en el aspecto ofensivo y nueva búsqueda de un suplente de la receptoría para la próxima temporada, es lo que principalmente nos deja el 2011 en esta posición.

La semana que viene le toca el turno al análisis de los jugadores del diamante, en una temporada en el que la dinámica que más ha preponderado ha sido la de las caras nuevas, respecto de lo visto en el 2010. Nuevas caras en el diamante, que en algunos casos nos han traído esperanza de cara al futuro.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS, así como a través de PADRES HISPANOS en Facebook y a través de Twitter en @BerkutMartin.