La Navidad llegó por adelantado para los Padres de San Diego y los Rojos de Cincinnati. Ambas escuadras sienten que mejoraron sus clubes tras un canje que involucró a cinco peloteros y que incluye a lanzadores abridores de peso y a tres aclamados prospectos. Mat Latos dejó San Diego a cambio del derecho dominicano Edinson Vólquez, los cubanos Yonder Alonso y Yasmani Grandal y el lanzador prospecto Brad Boxberger de Cincinnati.

Los Rojos piensan que el derecho Latos formará un excelente 1-2 en la rotación junto al dominicano Johnny Cueto. Cuando el pitcheo de los Rojos se vio afectado por lesiones y malas actuaciones la temporada pasada, las oportunidades de llegar a la postemporada se esfumaron.

Latos es un pitcher que tira duro y posee un repertorio completo que incluye una potente recta, una curva y cambio por encima del promedio y un efectivo slider. Aunque ahora lanzará en el Great American Ball Park, un estadio con ventaja para los bateadores, Latos tiene la habilidad de hacer abanicar a los bateadores de la oposición y mantener a su equipo en la pelea. Pero ahora en Cincinnati, Latos tendrá que ser muy cuidadoso con la secuencia y ubicación de sus pitcheadas.

El derecho de apenas 24 años de edad sufrió una lesión en su hombro de lanzar y se perdió el arranque de la temporada 2011, pero parece estar totalmente recuperado luego de lanzar 194 1/3 innings para los Padres esta pasada campaña. De haber recibido más apoyo de su ofensiva, Latos hubiera terminado con un mejor récord que 9-14. Una respetable efectividad de 3.47 y un WHIP de 1.184 cuentan el resto de la historia. Latos es un auténtico as.

Vólquez pudiera ser la pieza clave en este canje para los Padres. Firmado originalmente por los Rangers de Texas en la República Dominicana, Vólquez es un derecho de buenas hechuras pero con una trayectoria de altibajos. Fue enviado a Triple-A la temporada pasada para trabajar en su mecánica de lanzar y despejar su mente después de varias malas salidas. Cuando el quisqueyano regresó, se convirtió en la clase de pitcher que los Rojos querían ver, aunque su marca de 5-7 y efectividad de 5.71 no reflejan el potencial de un Vólquez sano.

Vólquez, de 28 años de edad, se sometió a una cirugía Tommy John en su codo de lanzar en 2010 y ahora parece estar totalmente sano para lanzar en su nuevo estadio, donde debería beneficiarse de lanzar en el Petco.

Quizás la parte más sorprendente de este canje fue la inclusión de tres aclamados prospectos de los Rojos. Alonso, Boxberger y Grandal tienen cada uno la habilidad para convertirse en ligamayoristas de alto perfil.

Seleccionado por los Rojos en la primera ronda del Draft en 2008, Alonso es un bateador zurdo de contacto con la habilidad de repartir batazos por todo el terreno de juego. Posee un swing fino y ha mostrado ser paciente en el plato. El cubano también cuenta con velocidad en su bate y podría aprovechar los grandes huecos en los jardines del Petco Park.

Grandal jugó béisbol para la Universidad de Miami. Seleccionado por los Rojos en la primera ronda del Draft en 2010, el receptor cubano posee las herramientas para convertirse en un bateador de poder y alto promedio. Tras lesionarse el dedo pulgar en la Liga Otoñal de Arizona mientras calentaba a un pitcher el pasado mes de noviembre, Grandal no pudo obtener los turnos al bate que los Rojos querían.

El bateador ambidiestro de 23 años de edad hace buen contacto con la bola y tiende a conectar batazos por todo el campo. Mientras que el poder no es su fuerte, podría convertirse en un bateador físicamente más fuerte con el pasar de los años.

Grandal es considerado un buen receptor a la defensiva. Es ágil y posee un buen brazo, pero es lento en las bases y eso puede convertirlo en candidato para doble play. En general se trata de un excepcional prospecto que tendrá la oportunidad de ayudar a los Frailes.

Boxberger es un lanzador con un repertorio completo - incluyendo una potente recta, slider y cambio de velocidad que le permitiría ser utilizado tanto como abridor como relevista. Aunque el serpentinero de 23 años de edad encajaría bien en el bullpen de San Diego, su papel con los Padres se definirá en los entrenamientos primaverales.

Este canje deja a los Padres con un lanzador abridor de calidad y tres prospectos de quienes se espera un futuro brillante. Los Rojos reciben a un as para su rotación. Sólo el tiempo nos dirá si este canje benefició a ambos clubes, pero por ahora así parece.