(AP)

Con lo cerca que estuvieron los Padres hace dos años de clasificar, es difícil creer lo mucho que ha cambiado su roster desde entonces.

Aun cuando tenían marca de 73-47 y estaban en la cima del Oeste de la Liga Nacional el 19 de agosto del 2010, existía la idea de que todo eso representaba algo que no era auténtico. La mayoría de sus éxitos había sido dentro de su división, y en particular San Diego había jugado muy bien contra San Francisco hasta ese momento

Pero llegó la realidad con una cadena de 10 derrotas a partir del 26 de agosto, más otra mala racha en septiembre. Y aunque ganaron en San Francisco el último viernes y el último sábado de la temporada regular, con oportunidad de obligar un partido 163 vs. los Gigantes, los Padres fueron derrotados por el boricua Jonathan Sánchez en el último día de la campaña y fueron eliminados. San Francisco llegó a ganar la Serie Mundial y San Diego tuvo que enfrentar la realidad del mercado.

El gerente general de ese entonces, Jed Hoyer, decidió cambiar al mexicano Adrián González a Boston por tres prospectos, en vez de dejar que llegara a la agencia libre este invierno (junto al dominicano Albert Pujols y Prince Fielder). Los Padres del 2011 cayeron a marca de 71-91.

Cuando San Diego cambió a Mat Latos a Cincinnati, continuó el éxodo.

En el invierno del 2010-11, González fue enviado a los Medias Rojas, Ryan Webb y el venezolano Edward Mujica a los Marlins por Cameron Maybin. En julio del 2011, Mike Adams fue enviado a Texas por dos abridores potenciales. Heath Bell se encuentra en Miami ahora. Y sí, el mismo Hoyer-junto a su asistente Jason McLeod--se ha ido a Chicago para ser GG de los Cachorros.

Ahora el gerente general de los Padres es Josh Byrnes. El cambio de un pelotero por cuatro pudo haber sido el último elemento de la filosofía de "crear una ola" que trataron de implementar Hoyer y McLeod.

"Estamos tratando de construir algo que nos dé algo de continuidad", dijo Byrnes. "Los tres cambios que hemos hecho no han sido fáciles, pero son parte de construir en un mercado pequeño. Creemos que nos han ayudado a construir una base."

Al cambiar a Latos, un derecho de 24 años que debe de encabezar la rotación de los Rojos, San Diego recibió al primera base cubano Yonder Alonso, alguien que ha visto muy bien Byrnes. Se espera que el joven toletero sea el primera base titular de los Padres y que esté en la parte gruesa del lineup.

Además, el receptor cubano Yasmani Grandal, de 23 años, llega a los "Frailes", junto a Brad Boxberger, también de 23, que podría ser un futuro cerrador, y el derecho dominicano Edinson Vólquez, quien podría beneficiarse de un cambio de ambiente y la oportunidad de lanzar en el PETCO Park, un estadio que favorece a los lanzadores.

De los cambios por González, Adams y Latos, los Padres han recibido a nueve peloteros. Además, recibirán dos selecciones del draft al firmar Bell con los Marlins. Con dos drafts fuertes bajo McLeod, San Diego debe de contar con su mejor profundidad organizacional en muchos años.

De hecho, el trato con Cincinnati creó una profundidad poco común en un equipo de mercado pequeño. Anthony Rizzo, quien llegó desde Boston por González, rindió mucho en Tucson en liga menor de los Padres. Pero no le fue tan bien a nivel de Grandes Ligas en el PETCO, y terminó la temporada del 2011 en Triple-A. Ahora le quedan dos posibilidades para la próxima campaña: Volver a liga menor o ser cambiado.

Con nombres como Grandal, Austin Hedges, el dominicano Rymer Liriano, Cory Spangenberg, Jedd Gyorkio, Joe Ross y Keyvius Sampson, los Padres tienen muchas opciones para el futuro.

"Ha sido un proceso largo construir una organización hasta el punto de desarrollar talento para el club de Grandes Ligas y también poder hacer cambios para suplementar lo que necesitas", dijo Byrnes. "Eso es lo que Jed y you hemos tratado de establecer. Cuando decidimos probar el mercado con Latos, sabíamos que queríamos impactar la profundidad de nuestro sistema y al mismo tiempo ayudar al equipo grande."

Byrnes espera que Alonso y Vólquez hagan eso mismo. Y de ser necesario, puede cambiar al derecho dominicano antes del 31 de julio y a la vez ver cómo desarrolla el interés por Rizzo.

Latos representó un alto precio, pero el GG de los Rojos, Walt Jocketty, sabe que su equipo puede clasificar en el 2012. ¿Es Latos un abridor 1 o 2? El tiempo lo dirá, sobre todo en el Great American Ballpark, el estadio de Cincinnati que favorece a los bateadores.

"Un cambio como éste conlleva riesgos", dijo Byrnes. "Pero en un mercado como el nuestro, hay que tomar riesgos. Creo que si ves nuestra organización en sentido general, estamos en un buen lugar."

Están lejos de aspirar a clasificar, como lo fueron en el 2010, pero están en un mejor lugar.