SAN FRANCISCO -- Madison Bumgarner trabajó la lomita por San Francisco para su segundo título con la División Oeste de la Liga Nacional en dos años y el recién llegado Marco Scutaro bateó tres hits e impulsó tres carreras la noche del sábado para la victoria de los Gigantes de 8-4 ante los Padres de San Diego.

Los Gigantes se adjudicaron su octava corona de la división, lográndola una vez con una victoria sobre los Padres delante de sus propios aficionados tal como lo hicieron en la final de la temporada del 2010 en camino a un improbable campeonato de la Serie Mundial.

Brandon Belt jonroneó al comenzar la octava entrada para darles a los 42.418 aficionados congregados en su estadio una razón más para celebrar en una temporada plena de momentos similares.

El verdadero partido comenzó después que Sergio Romo retiró a John Baker con un fly al centro para terminar el partido. Fuegos artificiales estallaron detrás del principal jardín central mientras los peloteros se apresuraban a llegar al montículo y comenzaban a saltar una y otra vez.

Los Gigantes se pusieron camisetas grises de campeones de la División Oeste de la Liga Nacional y gorras blancas, y a continuación dieron una vuelta alrededor del estadio estrechando palmas con los aficionados.

Buster Posey y Hunter Pence batearon cada uno un fly de sacrificio en la primera y Bumgarner produjo una carrera en la segunda. Pence pegó dos sencillos para que los Gigantes ganaran su sexto partido consecutivo su mayor número de la temporada y tuvieron 26 partidos más sobre ,500 (89-63), el mejor récord del club desde que terminó la temporada del 2003, con 39 más.

Por los Gigantes, el puertorriqueño Angel Pagán, de 4-1 y dos carreras anotadas. Los venezolanos Pablo Sandoval, de 3-0 y Gregor Blanco, de 1-0.

Por los Padres, los cubanos Yonder Alonso, de 4-1, con una anotada y dos producidas, y Yasmani Grandal, de 1-0. El nicaragüense Everth Cabrera, de 1-0.