(AP)

Acercándonos a las Reuniones Invernales de Grandes Ligas, pronto empezará la fiesta de dólares en la agencia libre.

Se sabe que algunos equipos tratarán de mejorar dramáticamente a base de puros billetes. Tal vez tengan éxito, aunque el mercado no es el más espectacular del mundo.

Siempre se puede hablar de los agentes libres más cotizados. Pero más interesante es ver a los gerentes generales más astutos moldear un roster contendiente con relativamente pocos recursos.

En su esencia, el béisbol premia la paciencia. No es sólo por el ritmo del juego, sino también por la manera tan deliberada en que se construye un club ganador. Es bien difícil ir del sótano a la cima; terminar por debajo de .500 un año significa que no hay buenas posibilidades de clasificar en la siguiente temporada.

Sin embargo, algunos conjuntos han sabido refutar esa idea. En muy pocos de estos ejemplos, la agencia libre fue el camino obvio hacia el repunte.

Tomen en cuenta lo siguiente: En las últimas cinco campañas, 10 de los posibles 42 equipos en postemporada (incluyendo cuatro en el 2012) fueron escuadras con récords perdedores el año anterior. Se tratan de los Medias Rojas del 2008, los Rays del 2008, los Rockies del 2009, los Rojos del 2010, los Diamondbacks del 2011, los Cerveceros del 2011, los Nacionales del 2012, los Rojos del 2012, los Atléticos del 2012 y los Orioles del 2012.

Obviamente, algunos de esos repuntes son más extremos que otros. Por ejemplo, los Nacionales del 2011 terminaron con un solo juego por debajo de .500, mientras que los Orioles del mismo año tuvieron un partido por debajo de .500.

Pero ahora más que nunca, en una era de una postemporada expandida, los equipos tienen la habilidad de subir de estatus, tal como lo hicieron aquellos 10 conjuntos. Además, es importante notar que ninguno de los 10 hicieron su salto como resultado de grandes gastos en el mercado de los agentes libres.

De hecho, los gastos más impactantes fueron en el campo internacional de parte de los Medias Blancas del 2009, los Rojos del 2010 y los Atléticos del 2012 con los cubanos Alexei Ramírez, Aroldis Chapman y Yoenis Céspedes, respectivamente. Además, los Orioles del 2012 recibieron una temporada sólida del derecho taiwanés Wei-Yin Chen.

Esto demuestra que una estrategia inteligente en el mercado internacional es esencial en la construcción de un equipo, aunque los parámetros han cambiado considerablemente con la implementación del nuevo Acuerdo Colectivo entre los dueños y el sindicato de jugadores.

Ahora bien, lo más común para construir un equipo ganador ha sido la habilidad de realizar canjes oportunos.

Para los Cerveceros del 2011 y los Rojos y Nacionales del 2012, la estrategia fue cambiar prospectos de la finca para adquirir brazos de impacto-Zack Greinke, Mat Latos y Gio González, respectivamente. Un buen pitcheo abridor siempre ha sido y siempre será lo más importante para un equipo con aspiraciones de llegar a la Serie Mundial. Claro está que el costo de desprenderse de prospectos aún no puede analizarse. Pero cada uno de los clubes mencionados fue premiado en lo inmediato.

Los Rockies del 2008 cambiaron a Matt Holliday a Oakland por un paquete que incluyó al venezolano Carlos González y Huston Street. Los Rays del 2008 enviaron a Delmon Young a los Mellizos por Matt Garza y Jason Bartlett, quienes fueron clave en el banderín de la Liga Americana conquistado por Tampa Bay.

Los Atléticos del 2012 son el ejemplo más dramático (y quizás menos repetible) de un equipo que tuvo un repunte a base de cambios inteligentes. Oakland canjeó a tres lanzadores estelares-González, Trevor Cahill y Andrew Bailey-para reconstruir su roster y ganar el Oeste de la Liga Americana.

Los Orioles también se vieron bien inteligentes al contar con Chen, el mexicano Miguel González y Jason Hammel para llegar a clasificar.

El punto de todo esto es que equipos como los Reales, Medias Rojas, Piratas y Padres, ya con algunas buenas piezas en sus filas, son capaces de hacer un gran salto de un año a otro si hacen los movimientos indicados en el invierno.

Obviamente los Azulejos han tomado el paso más grande en ese sentido, aunque casi parece una compra en la agencia libre, debido a la nómina que tuvo que asumir Toronto al adquirir a tantos estelares de los Marlins. En un año sabremos cómo salió todo eso.

Lo que podemos afirmar por ahora, dada la historia reciente, es que alguien va a dar el salto de estar por debajo de .500 a estar en los playoffs, y que podrán atribuir eso a los movimientos que hayan hecho en el invierno.