(AP)

Los Azulejos de Toronto han ganado la temporada muerta. Por eso se les puede coronar. Ahora viene lo divertido.

A esta altura, se supone que tengo que advertir a los Azulejos acerca de las enormes expectativas y cómo eso le quitará el buen ambiente al clubhouse. Sí, Toronto estará bajo algo de presión. Sí, cada bajón será recibido con una sobre-reacción.

Así es la vida entre los equipos de más nómina. Los Yankees y los Medias Rojas han vivido así durante muchos años y mayormente las ha ido bien. Ningún equipo ha mejorado este invierno como los Azulejos y, luego de 19 años fuera de los playoffs, estos próximos 12 meses deben de ser bien divertidos.

Voy a atreverme a pronosticar que el manager de Toronto, John Gibbons, fomentará el ambiente indicado en el equipo. Es más, creo que se divertirá mucho. Gibbons ha llegado a una excelente situación, muy diferente a la que tuvo una vez en esa misma franquicia.

Hubo una época en que los Azulejos no tenían esperanzas de superar a los Yankees y los Medias Rojas. Ahora Toronto tiene todo el talento del mundo. Con la adición de R.A. Dickey, será casi imposible pronosticar un ganador del Este de la Liga Americana que no sea el equipo canadiense.

Los Rays siguen contando con un pitcheo bien profundo y tal vez el mejor jugador de la división, Evan Longoria. Tampa Bay también tiene el novato de más promesa, Wil Myers, quien llegó desde Kansas City en el cambio por James Shields y Wade Davis.

Es posible que Joe Maddon sea el mejor manager de Grandes Ligas y Andrew Friedman tal vez sea el mejor gerente general, Juntos han creado una cultura ganadora; aun con la partida de Shields y B.J. Upton, los Rays parecen estar encaminados a otra temporada de 90 victorias o más.

¿Los Yankees? Es un caso más difícil, pero todavía tienen una rotación profunda y muy buen bullpen. Sin embargo, en este momento son demasiados huecos en su lineup para que sean favoritos en el Este.

Se puede decir lo mismo sobre los Medias Rojas. Si John Lackey, Clay Buchholz y Jon Lester tienen las mejores temporadas de sus respectivas carreras-y años muy buenos-Boston tendrá suficiente para competir. Pero no tiene el fuego ofensivo con el que cuenta Toronto.

En cuanto a los Orioles, se puede argumentar que si progresan los pitchers jóvenes-Zack Britton, Jake Arrieta, Chris Tillman y Brian Matusz-Baltimore podría tener la oportunidad de luchar por el título divisional. El gerente general Dan Duquette el manager Buck Showalter hicieron un gran trabajo a la hora de manejar los diferentes piezas del equipo.

Pero de cualquier forma, ningún otro equipo del Este de la Americana parece estar en tan buenas condiciones como los Azuljeos. Con Dickey ya a bordo, el GG de Toronto, Alex Anthopoulos, ha agregado 627.0 innings, 424 ponches y 66 aperturas de calidad a su rotación en este invierno.

Josh Johnson, Mark Buehrle y Dickey se combinaron para registrar efectividad de 3.46 en el 2012. Representan un mejoría dramática de una rotación que terminó en el 25to lugar de Grandes Ligas en promedio de carreras limpias (4.82), en el 26to en entradas lanzadas y en el 27to en ponches.

Esas 66 aperturas de calidad entre Johnson, Buehrle y Dickey son sólo nueve menos que la rotación entera de Toronto la temporada pasada. Los nuevos integrantes son veteranos que sin ningún problema ocuparán los primeros tres puestos, para dejar una fuerte competencia por los últimos dos.

Aun si Anthopolous no hubiese hecho otra adquisición, habría sido suficiente. Pero Ese cambio con los Marlins también le consiguió a Toronto uno de los primeros bates más dinámicos de Grandes Ligas.

Si José Reyes se mantiene en salud, el dominicano estará embasado aproximadamente el 35% del tiempo, se robará unas 40 bases y conectará más o menos 12 triples. Con sus compatriotas José Bautista y Edwin Encarnación en la parte gruesa de la alineación, los Azulejos podrían ser un equipo divertido de ver.

Obviamente, hay cosas que no podemos saber ahora. ¿Lesiones? Hay interrogantes en el lineup. ¿Expectativas? Dickey, Johnson y Reyes no tienen mucha experiencia en luchas por la clasificación, así que nadie sabe cómo reaccionarán. ¿Malas rachas? A veces los jugadores pasan por problemas cuando cambian de equipo y, aunque los peloteros dicen que ignoran lo que se dice fuera del clubhouse, rara vez es el caso.

¿Ves? Si analizas todo, puedes encontrar motivos para no creer en los Azulejos del 2013. Tienen un excelente trío de abridores frente a la rotación y buena profundidad después de eso. Cuentan con un gran primer bate en Reyes y con una sólida parte gruesa del lineup con Bautista y Encarnación.

Toronto ha llegado cerca de competir en años recientes, terminando con marca ganadora en cinco de las últimas siete campañas. El problema era que era casi imposible superar al trío de Nueva York, Boston y Tampa Bay.

Ahora los Azulejos han tenido uno de esos inviernos con los que los fanáticos sueñan. Además, el Este de la Americana luce bastante conquistable ahora mismo.

Anthopolous pagó un alto precio en cuánto a prospectos se refieren, pero si Toronto está jugando en octubre, habrá valido la pena.