Esteban Loaiza

TIJUANA, México -- Después de dos aperturas en la Liga Norte de México, con Marineros de Ensenada, Esteban Loaiza está de regreso con Diablos Rojos. El derecho confía en que su serpentina se encuentra ya a punto para hacer el trabajo con la novena escarlata.

"Me sentí muy bien, sobre todo, con los fanáticos de Ensenada, fue una buena experiencia, le di a la afición lo que quería de mi. Estaban motivados de verme ahí, fue muy bonito y ahora estamos aquí en Tijuana, estamos aquí con Diablos, vamos a ver qué planes hay", comenta el ex ligamayorista, a la espera de conocer los planes que tiene para él Miguel Ojeda, manager del equipo capitalino, quien antes de iniciar la temporada, señaló que el tijuanense cumpliría el rol de abridor.

"La rotación abridora es decisión del manager y yo asumo esa decisión, aquí vamos a estar toda la semana", recalca el pitcher, al tiempo que valora la oportunidad de jugar seis días en el Estadio Gasmart, de su natal Tijuana, casa de los Toros.

"Sí, estoy jugando como local y es un gran orgullo para mí pisar estos terrenos otra vez, especialmente, en este estadio que hicieron casi todo nuevo en comparación de hace 23 años, cuando empecé, que tenía 16, 17 años", recuerda Esteban.

"Con este estadio, con esta afición, esperemos que la gente lo aprecie y que vengan a ver a los Toros, así como a nosotros toda esta semana que vamos a estar aquí, que vengan a vernos para que haya beisbol en el invierno y en el verano", agrega.

En el par de actuaciones con Marineros de Ensenada, filial de los escarlata, Loazia trabajó 12.1 entradas en las que espació 13 hits, cinco carreras limpias, concedió una base por bolas y ponchó, a cambio, a seis enemigos. El ex ligamayorista confía en que Diablos Rojos mantendrá el pitcheo hermético y bateo oportuno que mostró en el primero de la serie ante Olmecas de Tabasco, en el Estadio Gasmart.

"El equipo debe tener pitcheo y poner los ceros en la pizarra, porque los bateadores van a hacer su trabajo. Hay que evitar los problemas en el terreno de juego, los corredores en base sin outs; el primer pitcheo tiene que ser de strike, sacar al primer bateador y poner ceros en la pizarra, eso es en lo que yo siempre estoy pensando", finaliza Loaiza.