Pese a la derrota, los integrantes del Equipo del Mundo disfrutaron en grande la experiencia.

NUEVA YORK -- Aunque los bates del Equipo del Mundo fueron silenciados por el pitcheo del Equipo de los Estados Unidos en el Juego de las Futuras Estrellas, los prospectos latinoamericanos de la novena derrotada disfrutaron en grande la experiencia de ser convocado a este prestigioso evento.

"Fue tremendo juego y competimos bastante", dijo el tercera base dominicano Miguel Sanó, prospecto de los Mellizos, quien se fue de 2-0 con una base por bolas en la derrota del Equipo del Mundo por 4-2-el cuarto revés consecutivo de los nacidos fuera de Estados Unidos. "Perdimos, pero fue un momento emocionante, una experiencia bastante grande".

Para los participantes de ambos lados, el simple hecho de ser convocados al evento es un reconocimiento bien importante en sus trayectorias como peloteros profesionales. Así lo vieron los muchachos delEquipo del Mundo, a pesar del marcador final.

"Disfruté cada segundo", dijo el torpedero boricua del sistema de los Indios, Francisco Lindor, quien se fue de 1-0 como bateador emergente. "Yo quería ganar, pero es un honor. Estoy súper contento porque tuve la oportunidad de venir y conocer a muchos jugadores que no conocía. Es una experiencia buena y bonita".

El infielder dominicano de la finca de los Cachorros, Arismendy Alcántara, produjo uno de los únicos momentos emocionantes para el Equipo del Mundo al conectar jonrón solitario-uno de apenas tres hits conectados frente al pitcheo estadounidense- en el cuarto episodio del partido.

"Sabía que esa bola se iba", dijo Alcántara, quien se fue de 3-1 en el juego con ese cuadrangular. "Sólo deseaba que no se fuera de foul. Sólo trato de darle bien a la pelota y buscar hacer un buen contacto".

Gracias a la elección de Carlos Correa en el Voto Final de las Futuras Estrellas, el mundo entero del béisbol tuvo la oportunidad de ver al boricua en acción. La selección número 1 del draft del 2012, con tan sólo 18 años, también disfrutó esta primera intervención en un diamante de Grandes Ligas.

"Fue una experiencia muy buena jugar con todos estos peloteros de diferentes organizaciones", expresó Correa, quien representó a los Astros de Houston.

"Fue algo muy especial para mí ser invitado y nunca se me olvidará. "Con mucho orgullo estuve aquí", continuó el torpedero, quien entró al juego a la defensa en el octavo inning pero no agotó turno al bate alguno. "Disfrutamos del momento y disfrutamos de toda esta experiencia."