Japón se ha llevado tres veces el título en los últimos cuatro años. (Gene J. Puskar/AP)

SOUTH WILLIAMSPORT, Pensilvania -- Japón, una potencia perenne en las ligas infantiles y juveniles de béisbol, sumó un nuevo cetro a sus vitrinas, al vencer el domingo 6-4 a Chula Vista, California, para coronarse en la Serie Mundial de Pequeñas Ligas, donde México se quedó con el tercer lugar.

Con la victoria, Japón se ha llevado tres veces el título en los últimos cuatro años. Durante ese periodo, sólo cayó en 2011, frente a Huntington Beach, California.

Ryusei Hirooka fue el héroe de este triunfo, con un doble productor de dos carreras en la parte baja del quinto inning. Por su parte, Shunpei Takagi empalmó dos vuelacercas solitarios para que el equipo de Tokio, campeón de la categoría internacional, cerrara invicto su participación en el certamen.

"Con toda sinceridad, estoy verdaderamente feliz", dijo el piloto japonés Masumi Omae, quien guió también a Japón al campeonato en 2003. "Definitivamente siempre soñé con ganar otra vez. Estoy orgulloso de los chicos y de sus capacidades, en las que puedo confiar".

Más temprano, Brandon Montes, Ramón Mendoza, Saúl Favela y Miguel Artalejo conectaron sendos cuadrangulares para que México superara 15-14 al equipo de Westport, Connecticut, y se quedara con el tercer puesto.

El equipo de Tijuana cayó la víspera 3-2 frente a Japón en la final internacional. Al menos, la muestra de poderío con el bate que ofrecieron el domingo hará que los chicos mexicanos regresen a casa con una sonrisa.

Chad Knight conectó dos jonrones y remolcó siete carreras, por Westport. Harry Azadian añadió un vuelacerca de tres vueltas, mientras que Matt Brown y Matt Stone pegaron bambinazos solitarios.

El sábado, el equipo de Connecticut cayó 12-1 ante Chula Vista.

México ganó el encuentro dominical con dos carreras en la parte baja de la quinta entrada. Artalejo coronó el racimo con un cuadrangular de tres anotaciones.

La ventaja apenas bastó, ya que Knight disparó un jonrón de tres carreras cuando había dos outs en la parte alta de la sexta entrada.

Montes es el quinto jugador en la historia de la Serie Mundial de Pequeñas Ligas que batea cinco cuadrangulares. El récord es de siete, impuesto en 1996 por el taiwanés Chin-Hsiung Hsieh.

México anotó cuatro carreras y pegó cinco imparables en la parte baja del tercer acto para tomar una ventaja de 8-6.