BOSTON -- En la primera impresión, la jugada había sido de sensacional ejecución, con toda la clase que Carlos Beltrán siempre derrocha.

Beltrán estiró el brazo sobre el muro del jardín derecho para robarle un grand slam a David Ortiz en el segundo inning, evitando un daño mayor para sus Cardenales de San Luis.

Luego de esperar 16 temporadas para debutar en una Serie Mundial, la primera experiencia de Beltrán terminó en un hospital tras apenas dos innings de acción y sufrir una contusión en el lado derecho de sus costillas.

El mánager Mike Matheny informó que los rayos x y la tomografía arrojaron negativo por una fractura.

Casi todo le salió mal a San Luis en esta noche del miércoles, inclusive cuando hicieron algo bien en defensa.

Los campeones de la Liga Nacional, un equipo que goza de reputación de estar entre los mejores en fildeo en las mayores, se complicó la vida al cometer una sucesión de errores al perder 8-1 ante los Medias Rojas de Boston en el primer juego de la Serie Mundial.

Los tres errores cometidos y las cuatro carreras sucias igualaron el peor desempeño de San Luis esta temporada.

"Tampoco es la primera vez que tenemos una mala noche", declaró Yadier Molina, el cátcher que ha ganado cinco Guantes de Oro. "No es nuestra forma de ser. Tenemos que olvidarnos de esto y volver mañana a jugar una pelota agresiva".

Los errores de los Cardenales, amén de otros fallos, permitieron a Boston despegarse con una ventaja de 5-0 tras el segundo inning.

Molina y el abridor Adam Wainwright, éste también un ganador del Guante de Oro, no se pusieron de acuerdo al dejar caer un elevado inofensivo entre el montículo y el plato, abriendo las puertas para que los Medias Rojas anotasen dos carreras en el segundo inning.

"No nos pusimos de acuerdo", dijo Wainwright. "Yo dije que era mía, luego me quedé esperando, así no se juega. Fue mi culpa".

El torpedero Pete Kozma cometió dos errores. En el primer inning malogró una oportunidad para la doble matanza al no poder atrapar un tiro, llenando las bases. Acto seguido, el jardinero central Shane Robinson titubeó con la pelota tras el doblete bateado por Mike Napoli, vaciándose las bases.

La otra pifia de Kozma fue en el segundo episodio al fildear una roleta hacia su derecha.

Pero lo que más preocupa a los Cardenales es la condición física del puertorriqueño Beltrán, cuya atrapada hizo que un grand slam quedara en un mero elevado de sacrificio que evitó tres carreras.

Perder al número dos de su orden al bate podría ser un golpe muy difícil de asimilar para los Cardenales.

Al iniciar el juego, Beltrán tenía promedio de .337 con 16 jonrones y 37 impulsadas en 45 partidos de postemporada. También acumula 44 anotadas, 11 bases robos y porcentaje de .724 en slugging.

"Esperamos que no sea nada grave y que pueda jugar mañana", declaró Molina. "Nos afectaría bastante perder a alguien de la talla de Carlos".

Matheny indicó que Beltrán, quien se ponchó en su único turno, será evaluado día a día.

La jugada de Beltrán evocó el grand slam que Ortiz bateó en el segundo partido de la serie de campeonato de la Liga Americana hace 10 días.

Beltrán estiró el guante sobre el muro, que apenas tiene 1,68 metros de elevación (5,5 pies) y se llevó la pelota. Fue la misma zona --el bullpen de los Medias Rojas en el Fenway Park-- en la que Ortiz depositó un grand slam, pese al esfuerzo de Torii Hunter, para empatar en el octavo inning el juego de la serie ante Detroit.

"Espero que esté bien. Carlos es buen amigo mío", dijo el dominicano Ortiz.

Los Cardenales pueden sustituir a Beltrán en su roster, pero lo perderían por el resto de la serie. El jardinero Adron Chambers sería la primera opción, luego que fue descartado de la nómina para la serie cuando decidieron incluir al infielder Kolten Wong.

Sin embargo, la tarea inmediata será no repetir los errores del primer juego.

"No podemos dejarnos caer porque esta es una serie de siete juegos, sigo confiando en mi equipo.

"Esta es una llamada de atención", señaló Matheny. "Este no es el tipo de equipo que hemos sido durante toda la temporada".

"Boston tiene un gran equipo, pero no voy a dejar que nuestros jugadores se olviden que también somos buenos... Este es un juego que se nos escapó de una manera a la que no estamos acostumbrados".