Martín Maldonado. (David E. Klutho/Getty Images)

ISLA DE MARGARITA, Venezuela - Martín Maldonado siempre se ha destacado más por su defensa en la receptoría que por su bate. De hecho, vimos su "brazalete" el sábado cuando atrapó en intento de robo a los veloces corredores Eugenio Vélez y Emilio Bonifacio en el partido entre Puerto Rico y Dominicana en la Serie del Caribe.

Al día siguiente volvió a enseñar el cañón, "cazando" a Gil Velázquez de México en otro intento de estafa.

Maldonado, de 27 años, completa su temporada invernal en el Clásico Caribeño con los Indios de Mayagüez. Después de este compromiso, el oriundo de Naguabo, Puerto Rico tratará de causar un buen impacto en los entrenamientos de los Cerveceos de Milwaukee.

"Hay unas perspectivas nuevas, mejorar el bateo y las cosas pequeñas", dijo Maldonado acerca del reto que le espera en las instalaciones de Milwaukee en el sector de Maryvale en Phoenix, Arizona. "Jugar un buen béisbol y mantenerme en Grandes Ligas".

Precisamente, la evolución de Maldonado como ligamayorista ha encontrado algunos obstáculos. Después de una sólida primera temporada en el 2012, en la que bateó .266 con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .729 para acompañar su buena defensa, cayó a promedio de .169 en 67 juegos y 183 turnos oficiales la campaña pasada.

En el 2013, Maldonado se perdió gran parte de los entrenamientos de los Cerveceos debido a su presencia como cátcher sustituto de Yadier Molina en la selección puertorriqueña en el Clásico Mundial. Molina dominó la receptoría del equipo boricua, por supuesto, y Puerto Rico llegó hasta la final del torneo. Eso resultó en muy poca preparación de Maldonado al bate durante la primavera.

Al mismo tiempo, Jonathan Lucroy tuvo una excelente temporada. Esencialmente, Maldonado fue señalado para jugar cada cinco días como el "cátcher personal" del derecho dominicano Wily Peralta.

En caso de Lucroy no lesionarse-como sí fue el caso en el 2012, algo que la abrió las puertas al puertorriqueño-el 2014 podría ser la misma historia de hace un año.

Pero pase lo que pase, Maldonado está decidido a realizar un repunte en la caja de bateo-lo que precisamente fue parte del motivo para jugar tanto durante el invierno.

"Uno quiere seguir trabajando y mantenerse jugando para prepararse y estar listo", dijo el receptor, quien bateó .271 con porcentaje de embasarse de .354 en 28 partidos por los Indios en la temporada invernal. "Con más juego uno perfecciona las cosas".