Carlos Santana. (Paul Sancya/AP)

GOODYEAR, Arizona -- En su primer día de entrenamientos primaverales con los Indios, el dominicano Carlos Santana comenzó a fildear roletazos en la tercera base. Esto marcó el inicio del experimento de pretemporada que podría tener repercusiones para todo el roster de la Tribu.

Yan Gomes ha tomado las riendas de la receptoría y de manera merecida después de que el brasileño tuvo un excelente desempeño detrás del plato y con el bate la temporada pasada. Santana dejó de ser un obstáculo para Gomes y aceptó su nuevo papel, especialmente porque aparecía todos los días en la alineación y los Indios estaban en la lucha por un cupo en la postemporada.

"Haré lo que me pidan", dijo Santana. "Me gusta ganar y tuve una buena experiencia con el equipo el año pasado. Fuimos a los playoffs. Eso es muy importante para mí".

Esa fue la mentalidad que Santana tomó al final de la campaña pasada, cuando se reunió con el dirigente Terry Francona y el gerente general Chris Antonetti. Santana no quería que su carrera se inclinara a un rol de bateador designado de tiempo completo, así que el receptor se ofreció a agregar antesalista a su repertorio, que también incluye inicialista suplente.

La Tribu estuvo de acuerdo y Santana dedicó esta temporada muerta a hacer la transición a la tercera base. Jugó casi 30 encuentros en la esquina caliente con los Leones del Escogido, trabajando de cerca con su compatriota y compañero de equipo en el invierno, Fernando Tatís. Esta pretemporada, Santana continuará practicando como antesalista y como receptor suplente.

Esa combinación de posiciones se ve en muy pocas ocasiones.

"Entre más versatilidad tenga Carlos, seremos un mejor equipo", indicó Francona. "Es un muchacho que batea en la parte gruesa de nuestra alineación. Si juega en varias posiciones, es una habilidad que nadie en las Grandes Ligas tiene. Y el hecho de que es nuestro cuarto bate, hace de esa capacidad más maravillosa".

Francona y Antonetti tuvieron una larga plática con Santana esta semana para analizar el plan tentativo para los entrenamientos primaverales. Por los primeros cuatro días, Santana trabajará como receptor, ayudando con las sesiones del bullpen y corriendo en algunos ejercicios.

Cuando se presenten los otros jugadores de posición y comiencen las prácticas con todo el equipo, Santana tomará el guante de antesalista y se unirá a los infielders. Más adelante, dependiendo de cómo avanza en su transición, los Indios agregarán más trabajo como catcher para preparar a Santana para lo que se espera sea un papel multifacético.

"Le permitiremos que trabaje como un infielder", dijo Francona, y trataremos de no interferir mucho con eso para ser justos con su cuerpo. Cuando avancen los Entrenamientos de Primavera, y comencemos a evaluar su progreso -- eso ocurre por cuenta propia -- incluiremos el suficiente tiempo como receptor para que se sienta cómodo".

Lo que está claro es que Cleveland quiere que al bateador ambidextro en su lineup todos los días como el cuarto bate. El año pasado, Francona tuvo dudas en también darle la responsabilidad como cuarto bate de tiempo completo sobre el puesto de receptor titular, pero la responsabilidad de Santana disminuyó cuando Gomes sobresalió detrás del plato.

En 154 partidos en el 2013, Santana tuvo un promedio de .268 con 20 jonrones, 39 dobles, 74 impulsadas, 75 anotadas y 93 pasaportes negociados. En la segunda mitad de la campaña el tiempo de juego de Santana como receptor fue reducido dramáticamente, pasando a bateador designado e inicialista cuando Gomes estaba detrás del plato.

"La verdad es fantástico que esté dispuesto a ayudar al club de cualquier manera posible", declaró Gomes. "Será pieza clave del equipo -- sin importar en qué papel sea. Eso demuestra la clase de persona que es. Simplemente quiere contribuir como sea".

Francona estuvo satisfecho con los informes que recibió sobre el progreso de Santana en la pelota invernal. Santana indicó que el también quisqueyano Ramón Peña, director de operaciones latinoamericanas de los Indios, estuvo sorprendido con su desempeño en la nueva posición. Santana también dijo que sus compatriotas Robinson Canó y Edwin Encarnación vieron puntos positivos luego de verlo jugar en la tercera base.

Esta primavera, todos los ojos estarán sobre Santana mientras continúa el experimento.

"Todos estuvieron sorprendidos por el buen trabajo que hice", agregó Santana. "Yo fui el único que no estuvo sorprendido porque tengo bastante confianza".