Michael Pineda. (Kathy Willens/AP)

TAMPA, Florida - Quizás el reto ya no consista en que Michael Pineda se gane el puesto de quinto abridor en la rotación de los Yankees. Faltando menos de dos semanas para el Día Inaugural, ahora la verdadera hazaña podría ser que alguien le quite dicho rol al dominicano.

Pineda tuvo otra apertura magistral el martes al limitar a los Medias Rojas a cuatro hits en 4.1 innings en blanco en el George M. Steinbrenner Field. El diestro no ha cedido carrera alguna en lo que va de la pretemporada. Ha ponchado a 14 bateadores y ha otorgado un solo boleto en nueve innings de labor en la Liga de la Toronja.

"Muy buena apertura hoy", dijo Pineda después del partido. "Estoy contento con eso. Tiré muy bien la bola; mantuve la bola baja en la zona. Tiré muchos strikes. Eso pone contento a uno".

Pineda, quien intenta restablecerse tras una cirugía del hombro derecho que hasta la fecha le ha impedido lanzar en la temporada regular por los Yankees, considera que su mecánica es mejor ahora mismo que en el 2011, campaña en la que fue seleccionado para el Juego de Estrellas vistiendo el uniforme los Marineros.

Este año, Pineda se reportó a los entrenamientos en forma y decidido a adueñarse del puesto de quinto abridor. El serpentinero de 25 años de edad dice que confía en sus posibilidades de cumplir dicha meta, pero está consciente de que la decisión está fuera de sus manos.

"La situación no está bajo mi control", dijo Pineda. "Lo único que puedo hacer es estar listo y lanzar un buen juego cada cinco días".

De los 60 pitcheos que hizo Pineda el martes, 45 fueron strikes. El dominicano mostró buenos sliders y cambios para complementar una recta que alcanzó las 94 millas por hora. Aunque su velocidad ha disminuido un poco en comparación con el 2011, cuando su recta promediaba 96 mph, Pineda dice haber tenido buena energía en quinto inning y que tiene cada vez más resistencia.

La recta de Pineda se mantuvo mayormente entre 91 y 92 mph contra Boston el martes y el dominicano dijo que siente más fuerte del hombro cada vez que se sube al montículo.

"Estoy trabajando para recuperar mi velocidad de antes", dijo Pineda. "Me siento bien y el hombro se siente bien, así que la velocidad vendrá".

El manager Joe Girardi está más interesado en el ritmo del juego de Pineda que en su velocidad. En ese sentido, las impresiones del diestro en tres presentaciones en esta pretemporada (incluyendo dos aperturas) y varias sesiones de bullpen han sido positivas.

"Obviamente, se siente bien", Girardi. "Regresa rápido a la lomita y hace un lanzamiento tras otro. No luce como un muchacho que venga de una cirugía seria".

Girardi aún no está listo para otorgarle el puesto de quinto abridor ni a Pineda ni a nadie. David Phelps, Adam Warren y Vidal Nuño aún son candidatos.

"Los otros muchachos también están tirando bastante bien", dijo el piloto. "Tenemos que determinar quién le convendrá al equipo en general".

Pineda está programado para lanzar el domingo contra los Azulejos. Girardi dijo que probablemente aproveche el día libre del equipo el lunes para hablar con sus coaches acerca de la rotación. Debido a que el club tiene tantos contendientes legítimos para el quinto puesto, aún no se ha definido el bullpen.

"No tengo un día fijo, pero obviamente entre más pronto lo hagamos, más fácil será que todos se preparen para lo que tengan que hacer", dijo Girardi.

Pineda entiende que no hay garantías, pero considera que ha hecho lo suficiente para demostrar que por fin está listo para aportar a la causa de los Yankees en Grandes Ligas.

"Estoy muy entusiasmado por la temporada", dijo Pineda. "Quiero permanecer con el equipo. Ya quiero lanzar en Nueva York porque, como ya saben, jamás he pitcheado allí. Estoy trabajando duro todos los días para estar en este equipo".