René Rivera. (Lenny Ignelzi/AP)

SAN DIEGO - René Rivera fue el cátcher titular de los Padres por séptima vez esta temporada el viernes para el primer partido de la serie ante los Gigantes.

En 23 juegos por el equipo grande el año pasado, el boricua impresionó al club con su manera de trabajar con los pitchers y así ha sido en lo que va de la temporada actual.

¿Por qué es que a los lanzadores les gusta tanto trabajar con Rivera?

"La verdad no tengo una respuesta", dijo el puertorriqueño. "Creo que les gusta mi forma de llevar el juego y que doy el 100%. Quizás es que confían en mí, en mi manera de conducir las cosas y de tratar de ayudarlos.

"Es algo positivo. Es bueno cuando a todos los muchachos le caes bien y confían en ti y les gusta tu trabajo detrás del plato. Con suerte y puedo seguir haciendo las cosas como las he hecho hasta ahora".

Rivera estuvo detrás del plato para el triunfo del abridor Robbie Erlin en Cleveland el 9 de mayo. El serpentinero dijo que Rivera lo hizo sentir relajado durante dicha apertura, en la cual Erlin cedió apenas una carrera en seis innings y ponchó a seis bateadores.

"Trabaja de verdad para los pitchers. Sabes que está tratando de ayudarte. Como lanzador, eso te hace sentir cómodo, porque sabes que son dos contra la oposición," dijo Erlin. "También pide muy bien el juego.

"Sabes que está haciendo todo lo que está a su alcance para ayudarte, para conseguir que tires el pitcheo indicado y que lo ejecutes bien. Simplemente te hace sentir cómodo para que puedas hacer el mejor trabajo posible".

Rivera ha sido el compañero de batería de Andrew Cashner en las cuatro aperturas del diestro esta temporada. El 11 de abril, Cashner lanzó una blanqueada ante los Tigres en la cual cedió apenas un hit en nueve innings.

"Creo que todos nuestros receptores hacen una gran labor", dijo el capataz de los Padres, Bud Black. "En el caso de René, es muy bueno a la hora de inculcarles confianza a los lanzadores. Se entiende muy bien con ellos".