Joaquín Benoit.

DENVER - Joaquín Benoit ha cumplido a carta cabal durante sus primeras seis semanas como miembro del cuerpo monticular de los Padres. El relevista dominicano llegó a la acción del viernes con efectividad de 2.41 (cinco carreras limpias en 18.2 innings de labor) en 18 presentaciones este año.

La temporada de 2014 ha sido una de cambios para el diestro de 36 años de edad, quien pasó de ser preparador de mesa a cerrador por los Tigres el año pasado. Al firmar con los Padres, no sólo ha vuelto al papel de preparador de mesa, sino también que está lanzando en la Liga Nacional por primera vez en su carrera.

"En verdad no se trata de un ajuste", dijo Benoit. "(En Detroit) yo simplemente estaba ocupando el puesto de otro como cerrador. Me siento a gusto, pero mantengo la misma mentalidad. Sacar tres outs en el octavo no es tan diferente a sacar tres outs en el noveno".

Aunque el veterano considera que la transición de cerrador a preparador de mesa no requiere de un ajuste mental, según Benoit hay una diferencia en la parte del lineup al que le toca enfrentarse, lo cual hace interesante el octavo inning.

"Creo que (la octava entrada) es bien emocionante", manifestó el quisqueyano. "La mayoría de las veces, te enfrentas a la parte gruesa del lineup. Tienes que concentrarte mejor y saber a quién le estás tirando. Normalmente en el noveno te mides a la parte baja. No es para quitarle mérito (a los cerradores), pero es una tarea distinta".

Benoit ha notado que los bateadores de la Nacional suelen hacer swing con más frecuencia que los de la Americana, lo cual le ha creado tanto ventajas como desventajas al diestro, quien lanzó en el Joven Circuito durante sus primeras 12 campañas como ligamayorista.

"Creo que en la Liga Nacional dan más swings que en la Americana", dijo Benoit. "Esa probablemente sea la única diferencia, pero hay muchos bateadores buenos de este lado también. Es mi primera experiencia en la Liga Nacional, pero trato de afrontar cada juego de la misma manera. Trato de que el primer pitcheo sea strike y por ahí sigo.

"Podría ser una ventaja para mí. Creo que, dado que mi meta es tirar el primer pitcheo para strike, le van a hacer swing. Pienso que podría usar eso a mi favor, como también podría perjudicarme. Es cuestión de qué lado esté la suerte".

Pero la agresividad de los bateadores del Viejo Circuito no cambiará el enfoque de Benoit al momento de efectuar el primer lanzamiento de un turno al bate.

Al preguntársele si ha ponderado hacer ajustes en su manera de atacar a los bateadores al principio del conteo, la respuesta de Benoit fue, "No, no, no".