© 2011 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

05/12/11 1:53 PM ET

Igualdad histórica invita al optimismo

El Salvaje Oeste de la L.N. hace que los Padres mantengan la fe

Es cierto que el comienzo de temporada de los Padres no ha sido el deseado por los fans y que las sensaciones que han trasmitido los Rockies, han sido todo lo contrario. Aun así tras mes y medio de competición, ambos equipos, que ocupan polos opuestos en la clasificación, tan sólo están separados por 5.5 juegos de diferencia. 5.5 juegos cuando Padres y Rockies se ven las caras en una serie de tres juegos que puede apretar mucho las cosas en el Oeste, si nuestros frailes comienzan la tan ansiada recuperación que todos esperamos. 5.5 juegos de diferencia cuando queda tanto por delante, no es tanta diferencia en el Oeste de la Nacional.

Un Oeste que siempre ha estado caracterizado por ser una división que está llena de sorpresas. Sorpresas por lo que suele ocurrir de un año para otro y sorpresas por lo que suele pasar a lo largo de una temporada, con altos y bajos de los equipos en contienda.

Y es que en la última década todos los equipos, salvo los Rockies, han logrado alzarse al menos en dos ocasiones con el banderín de campeón y todos los equipos, incluidos los Rockies, han logrado pasar a la postemporada en múltiples ocasiones. Una división (en la pasada década) en donde hasta en cinco ocasiones ha visto como el equipo que se proclamaba campeón del Oeste había quedado tercero o incluso cuarto, en el año anterior. Un Oeste que se ha visto recompensado en los últimos diez años, con la plaza del comodín para la postemporada en cuatro ocasiones y en tres máss el segundo ha sumado al menos 90 triunfos, sin encontrar la recompensa de jugar en Octubre.

En definitiva un Oeste tan salvaje por la competitividad de sus equipos, como impredecible. Nada que ver con otras divisiones en donde la lucha por la cima está mucho más acotada que en nuestra división.

Aquí todos los equipos son contendientes desde el mes de Abril, con más o menos favoritismo, pero todos son contendientes y cuentan desde el principio (no hay más que recordar a los Padres del año pasado, siendo la sorpresa de la temporada). Y no sólo hay que tener en cuenta a todos los equipos desde el comienzo de curso, sino que también todos los equipos son peligrosos durante toda la temporada, sin que se pueda descartar a nadie, al menos hasta muy avanzado el campeonato. Y es que a nadie se nos olvida la tremenda racha de buenos resultados, que condujo a los Rockies del 2007 ha remontar el vuelo de manera tremendamente sorprendente, tanto que lograron alcanzar la postemporada e incluso las Series Mundiales (prolongando esa magnífica racha en las Series Divisionales y en las Series de Campeonato).

Esto nos deja una lección muy clara, y esta es que no se puede tirar la toalla en ningún momento. Las temporadas son muy largas y apenas si hemos jugado 37 juegos de los 162 que dictarán sentencia en el 2011. Las rachas van y vienen y nosotros somos un claro ejemplo de ello.

En el 2009, tras no comenzar demasiado bien la temporada, la recta final de la campaña fue sencillamente espectacular, con un balance de 37-25 en los últimos 62 juegos de esa temporada. Esa racha sirvió para mejorar el balance final de la temporada, sirvió para subir mucho la moral del equipo de cara al año siguiente y como trampolín para el sensacional 2010 que vivimos.

Pero la otra cara de la moneda también la vivimos hace muy poco, ya que en el 2010, tras tener un balance de 60-40 en los primeros cien juegos del año (y tener un balance de 76-49 el pasado 25 de Agosto), la recta final de la temporada no fue tan favorable para nuestros intereses como lo fue el año anterior y a pesar de terminar alcanzando las 90 victorias, perdimos la ventaja de teníamos en la cabeza de la división, para terminar cediendo el banderín del Oeste a los Gigantes.

Todo esto nos indica que el irregular comienzo de campaña de los Padres en este 2011, no es más que el síntoma de que hay que reaccionar, pero que no hay que perder la fe en ellos en ningún momento, ya que si los Padres no pierden la cara a la lucha por alcanzar el banderín, siempre puede surgir la racha positiva que te acerque a la cima y te devuelva a lucha por la postemporada, con fuerzas plenas.

Y que mejor momento para iniciar un despegue que nos mantenga en la lucha, que esta serie frente a Colorado. Y que mejor manera de afrontar esta serie que el recuerdo del último juego en la serie frente a los Cerveceros, Una serie que aunque finalizó en derrota, el último juego no sólo sirvió para evitar la barrida, sino que sirvió para demostrar a propios y a extraños que el potencial ofensivo del equipo está ahí y que si la loma responde, la ofensiva terminará apareciendo. Si eso pasa, nos catapultaremos a la lucha final por el banderín del Oeste y la tan ansiada postemporada (que tan amargamente perdimos el año pasado).

Que los 23 hits logrados en Milwaukee, transformados en 13 carreras (el mejor registro del año para nosotros), nos sirvan de ejemplo y referencia para los que nos queda por vivir de este 2011. Todavía queda todo un mundo hasta que llegue Septiembre y veamos lo que el destino nos tiene preparado para esta temporada y ahora lo que toca es seguir luchando partido a partido y sólo pensar en sumar victorias.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS DESDE ESPAÑA, así como a través de PADRES HISPANOS EN FACEBOOK y a través de twitter en @BerkutMartin.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


padresbeisbol.com