© 2011 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

06/21/11 2:23 PM ET

Gran honor para el estelar cerrador

Quedan dos meses para que retiren el #51 de Trevor Hoffman

Cuando comenzó la temporada, los fans de los Padres recibimos una de las noticias más importantes de la historia de los Padres y de las Grandes Ligas. Trevor Hoffman, el gran closer decidía retirarse. Su anuncio se realizaba en nuestro hogar, el PETCO Park, como no podía ser de otro modo, a pesar de que su retirada no la hacía vistiendo la camiseta de los Padres.

Aquel momento no era feliz, sobre todo para aquellos que albergábamos la remota esperanza de verle un año más, vistiendo el uniforme de los Padres. Pero ahora que llegamos al ecuador del año, las lágrimas de tristeza por la su retirada de la loma de las Grandes Ligas, se torna en alegría al conocer la magnífica noticia de la retirada del número 51 por parte de los Padres.

Así pues, el siete veces All-Star, Trevor Hoffman, se une a los restantes miembros del "Salón de la Fama de los Padres". Jugadores que han tenido el tremendo honor de ver como los números de sus camisetas, jamás volverán a ser usados, por el hecho de que serán venerados para siempre: Steve Garvey (6), Randy Jones (35), Tony Gwynn (19) y Dave Winfield (31), además de Jackie Robinson (42).

La ceremonia tendrá lugar después del encuentro que nos medirá a los Marlins de Florida, el próximo 21 de Agosto, lo que nos deja a apenas dos meses para la llegada de uno de los grandes momentos, no solo de la temporada, sino de la historia de los Padres de San Diego y porque no decirlo, también de las Grandes Ligas.

Una ceremonia con los Marlins de invitados de lujo para tan magno evento, siendo ellos el mejor de los invitados posibles, ya que antes de que Hoffman empezase su dilatada carrera en San Diego, fueron los Marlins quienes le brindaron la posibilidad de que las puertas de las Grandes Ligas se le abriesen de par en par en 1993, después de que obtuviesen sus derechos en 1992 en el draft de expansión (los Reds le habían escogido en el draft de 1989, como shortstop).

Cuando se dio a conocer de manera oficial su retirada, escribía en mi blog Padres hispanos, que cerraba los ojos y es como si volviese a ver el PETCO Park, retumbando de emoción porque su héroe aparecía, al son de campanas que hacían que se te pusieran los pelos de punta. Y ahora que su nombre vuelve a palestra, es como si volviese a sentir esa misma sensación que experimentábamos cuando se erigía en el amo de la loma de San Diego.

El jugador más emblemático de la historia de los Padres de San Diego, junto con Tony Gwynn, dijo adiós a su increíble carrera deportiva, tras 18 años como lanzador, con 601 rescates (42 más que el panameño Mariano Rivera de los Yankees). Se marchaba, como el más grande closer de la historia de las Grandes Ligas, por lo que este no es más que uno de los primeros tributos, que de manera tan merecida se ha ganado a pulso.

Aparte de los 601 saves (552 para los Padres de 1993 a 2008), terminó su carrera con un registro de 856 juegos, un record de 61-75 y una efectividad de 2.87 con 1,133 ponches y sólo 307 caminatas en 1839 entradas y 1/3. En el recuerdo queda su mejor temporada, la de 1998, cuando convirtió 53 de 54 oportunidades de salvamento y permitió 12 carreras limpias en toda la temporada para una efectividad de 1.48 con los Padres. Y como no, en el recuerdo el día en el que logró batir el record de saves de la historia.

También en el recuerdo queda la injusticia del destino con él, al privarle de un merecido anillo de campeón de las Series Mundiales, que bien pudo conseguir en el 1998, cuando los Padres rozaron la gloria definitiva, en un año en el que conquistamos la Liga Nacional y sólo los Yankees nos privaron de lograr también las Series Mundiales. Pero si el destino fue injusto con él en esto, también lo fue cuando tuvo que marcharse de los Padres a los Brewers, para terminar lejos de su hogar su prolífica y brillante carrera deportiva.

Todo eso en el recuerdo, pero el futuro le tenía que reportar grandes alegrías y muy cercanas en el tiempo. La primera se cumplirá el 21 de Agosto, cuando su número se retire y el 51 ondee orgulloso en el PETCO Park, para deleite de todos los fans de los Padres.v Y ahora a esperar al año 2016, para la siguiente merecida recompensa, que le tiene que llegar para terminar culminar su brillantísima carrera. En 2016, será candidato al Hall of Fame y la Clase del 2016 se merece tener al gran closer en sus filas. Entonces otro Padre llegará a Cooperstown y una gorra más de los Padres, adornará tan ilustre lugar.

Con ello se habrá cerrado el círculo de un closer que marcó estilo y una época en los Padres de San Diego y en las Grandes Ligas.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS, así como a través de PADRES HISPANOS EN FACEBOOK y a través de twitter en @BerkutMartin.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


padresbeisbol.com