© 2011 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

08/25/11 4:07 PM ET

Se preparan desde ya para el 2012

Martín: Los Padres afrontan bien la recta final de la temporada

Los últimos veinte juegos de Padres, están dejando un sensacional sabor de boca a la fanaticada de San Diego, tanto por el juego como por los resultados y nos dejan a unos Padres con un porcentaje de victorias y derrotas de .650 y un porcentaje de .591 en lo que llevamos de mes de Agosto.

Ahora que llega el 25 de Agosto y tras la serie frente a San Francisco, cuando veo los resultados que los Padres están obteniendo en este mes, se me vienen a la cabeza momentos que han marcado el devenir de los Padres en las últimas campañas. Por un lado fue el 25 de Agosto de 2010, cuando después de dejar resuelta la serie frente a Arizona, empezó el bache de juego y resultados que llevó consigo, que pasásemos de tener el mejor registro de la Liga Nacional, a no poder ni clasificarnos a la postemporada. Y cómo no, la serie frente a los Gigantes nos recuerda una vez más lo vivido la pasada temporada entre ambos equipos.

Se me viene a la mente que ya se aproxima el final de la temporada y que en pasadas campañas, los Padres vieron forjado el mismo destino en el siguiente año, del que tuvieron en la recta final del año anterior. Y que esas campañas, siempre la cifra de los cien primeros juegos ha marcado un antes y un después en dichas temporadas.

Y aunque es bien sabido por todos que el Juego de las Estrellas marca el ecuador de la competición, sin embargo en los últimos años, los Padres han tenido ese punto de inflexión tras los primeros cien juegos de campeonato, que han marcado de manera significativa al equipo. Lo vimos en el 2009, con una recta final de campeonato magnífica, que ayudó a la ascensión del equipo para el siguiente año y lo volvimos a ver en el 2010 con todo lo contrario, viendo como una mala recta final de campeonato nos alejaba de la postemporada e influía determinantemente para lo que estamos viviendo en este 2011. Esto ha causado números que se han traducido en sinónimos que éxito y de no... tan éxito.

El final de la temporada 2007, que tan traumático resultó para los Padres, influyó de manera muy negativa para la siguiente campaña y por extensión para el 2009. Un 2009, en el que el balance de los Padres, al término de los 100 primeros juegos del año, no hacía presagiar lo que vendría en la recta final del mismo. Un balance de 38 victorias y 62 derrotas, mostrada una cara de la moneda que no era demasiado positiva y que no era si no la mencionada rémora de la depresión en la que entraron los Padres, tras peder en el 2007 el juego 163 en Colorado y que nos privó de nuestra tercera participación consecutiva en la postemporada, además de conducirnos a vagar por el desierto desde entonces hasta ese momento.

Pero los Padres se regeneraron pasados los cien primeros juegos del año y el optimismo regresó al PETCO Park, tras un balance de 37-25 (lo que suponía un porcentaje de victorias de .597), que nos dejó un sensacional sabor de boca y a todos con ganas de que la temporada no acabase ahí. Blanks y Latos fueron claros ejemplos de unos Padres regenerados en su mentalidad. Mentalidad que se exportó de manera sensacional para la temporada 2010, en donde los Padres dieron la sorpresa en el Oeste, mejorando en 15 victorias el balance de un año para otro.

Un 2010 que también sirvió para confirmar esa teoría del punto de inflexión tras los cien primeros juegos, aunque en este caso vimos la otra cara de la moneda. El espíritu vivido en el final de temporada del año anterior, nos llevó a tener un balance de 60 victorias y 40 derrotas que nos colocaba como el mejor equipo de la Liga Nacional en esos momentos. Balance que incluso se extendió a 76-49 a fecha del 25 de Agosto, con lo que se superaba el porcentaje de .600 en cuanto victorias-derrotas se refiere.

Pero a partir de ahí, una horrenda racha de 10 derrotas consecutivas, terminaría arruinando nuestras opciones de entrar en la postemporada y en los últimos 62 juegos del año el porcentaje de victorias-derrotas, descendió por debajo de .500, con las 30 victorias y 32 derrotas que se cosecharían el final de temporada. Un balance que aunque no nos impidió luchar hasta el final por lograr el sueño de alcanzar la postemporada, en nada ya se parecía a lo vivido en el primer tramo de la temporada, en donde llegamos a soñar con lo más grande.

Pues bien, ahora llegamos al ecuador de esa "recta final de temporada", de esa cima psicológica que suponen los cien primeros juegos del año y los 62 últimos. Y los números nos invitan al optimismo, en una temporada en donde los resultados no nos han invitado demasiado a ello.

Tras los primeros 100 juegos de esta temporada, los Padres obtuvieron un balance que distaba mucho de lo logrado en el 2011. Fueron 44 las victorias logradas, por contra de 56 derrotas, lo que nos colocaba con un porcentaje de victorias-derrotas de .440, el cual se ha mejorado significativamente desde esa fecha hasta ahora. Vividos 31 juegos desde esa cima psicológica de los 100 primeros juegos, los Padres han visto como el porcentaje de victorias-derrotas ha ascendido hasta superar el .500, con 16 victorias por contra de 15 derrotas. Balance que se ha visto enormemente favorecido, gracias a la sensacional racha que los Padres han experimento en los últimos veinte juegos, en los que se ha cosechado 13 victorias y tan solo 7 derrotas, con dos barridas a los Piratas y a los Peces incluías.

Estos números, proyectados a los 31 juegos que restan de campeonato, nos llevan a pensar que podríamos aproximaremos a los resultados obtenidos en la recta final del 2009 y con ello podríamos pensar, que en esta recta final de temporada, también podríamos cosechar el optimismo que entonces se instaló en la fanaticada, de cara a poder hacer un mejor 2012.

Todavía queda mucho camino por recorrer y mucho trabajo por hacer para terminar de diseñar como se afrontará la próxima temporada, pero encuentro muchas similitudes entre como se trabajó en el 2009 para preparar el 2010 y lo que se está haciendo ahora para preparar nuestro siguiente asalto a la cima.

En el 2010 las cosas salieron muy bien (bien cimentadas desde el año anterior) y la temporada pasó por ser uno de los grandes años de los Padres. Esperemos que la recta final de este año, cimente muy bien el 2012 y nos infunda el optimismo necesario para que el año que viene podamos superar los resultados, no solo de esta temporada, sino también los de las últimas campañas. Y podamos volver a luchar hasta el final, por estar en la cima del Oeste. Una vez más.

Cualquier comentario es siempre bienvenido en padreshispanos@yahoo.com, y si desea seguir la actualidad de los Padres de San Diego y conocer más noticias en español de nuestro equipo, no duden en seguir la página oficial en español de los Padres de San Diego padresbeisbol.com y el blog PADRES HISPANOS, así como a través de PADRES HISPANOS en Facebook y a través de Twitter en @BerkutMartin.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


padresbeisbol.com