© 2012 MLB Advanced Media, L.P. Derechos Reservados.
PrintImprimir

11/25/12 3:29 PM ET

Con un futuro prometedor

Padres se beneficiarían del poder de Rymer Liriano

El jardinero prospecto de los Padres, el dominicano Rymer Liriano, le demostró a los escuchas en la Liga Otoñal de Arizona el por qué ha llamado tanto la atención. Se trata de un pelotero con un gran potencial.

Pero también existe un riesgo.

La primera vez que vi a Liriano fue en el Juego de las Futuras Estrellas del 2012 en Kansas City. Sólo tuvo un turno al bate para el Equipo del Mundo. Sin embargo, durante la práctica de bateo, pude ver una demostración de su poder.

Vi a Liriano jugar de manera regular en la Liga Otoñal de Arizona este año. He admirado su poder. He sido testigo de su velocidad. He llegado a apreciar su defensa. Su paquete completo de herramientas es evidente.

Liriano tuvo una sólida actuación en la Liga Otoñal. El quisqueyano bateó para .319 con cuatro jonrones y 15 remolques en 91 turnos y 22 juegos. Se estafó seis bases y fue puesto fuera en dos ocasiones. Su porcentaje de embasarse fue de .376.

No cometió un solo error en los jardines. La mayoría de los partidos los jugó en el jardín derecho, y dos como jardinero central. Puso out a tres corredores.

También vio acción en el juego de las Estrellas en Ascenso, una vitrina de puro talento en la Liga Otoñal de Arizona.

Liriano fue adquirido por San Diego en el periodo para firmar a agentes libres internacionales en el 2007.

Ahora, con apenas 21 años de edad, y habiendo jugado ya partes de cinco campañas de ligas menores, Liriano está puliendo su juego. Su madurez y desarrollo están dejando entrever un futuro brillante.

La pasada temporada, Liriano compitió en dos niveles de liga menor. Bateó para .298 con cinco vuelacercas y 41 carreras producidas para Lake Elsinore y luego para .251 con tres jonrones y 20 remolques mientras terminaba su campaña en Doble-A San Antonio.

Con una estatura de 1.82 metros y 95 kilogramos de peso, Liriano cuenta con tremendo raw power o "poder crudo". Su gran tronco le ayuda a generar fortaleza en su swing. Aunque ya cuenta con amplios hombros y grueso torso, podría todavía tener espacio para crecer y madurar más físicamente.

Liriano es un bateador agresivo. Tiene un swing poderoso que genera un efecto de rotación hacia atrás en la bola y hace que esta se eleve. La pelota sale de su bate con tremenda autoridad y velocidad, a menudo encontrando los huecos en todo el terreno de juego.

Para un pelotero con tan poderoso swing, Liriano hace contacto de manera consistente y no se poncha tanto como uno pudiera esperar. Tuvo 520 apariciones en el plato esta pasada temporada y solamente se ponchó 119 veces. También recibió 41 pasaportes. Su promedio de embasarse fue de .350.

El dominicano juega con confianza. Sus instintos beisboleros y sus habilidades fundamentales lo proyectan como un pelotero de impacto. No está lejos de asemejar a un jugador de cinco herramientas que puede batear en la parte gruesa del lineup.

Físicamente y también por su talento, Liriano se parece mucho a su compatriota Raúl Mondesí, un tremendo ex jardinero de complexión gruesa y gran poder. Mondesí finalizó su carrera con promedio de .273 habiendo jugado partes de 13 campañas en Grandes Ligas. También tuvo 271 vuelacercas.

Liriano cuenta con más potencial como robador de bases que Mondesí. De hecho, el joven prospecto pudiera llegar a conectar más de 20 jonrones y estafarse entre 15 y 20 bases por año.

Un gran brazo y puntería hacen de Liriano un sólido jardinero de esquina. Sabe posicionarse bien antes de hacer un tiro, utilizando una mecánica bien balanceada. Se proyecta mejor como un jardinero derecho.

En ocasiones Liriano tiene problemas para rastrear la bola a la hora de ser conectada. Como resultado, sus rutas no siempre son directas, pero le llega a la bola a tiempo. Cuenta con la velocidad necesaria para compensar la mala lectura de un batazo.

El riesgo que veo con Liriano tiene que ver su desarrollo físico.

Me preocupa que pueda adquirir una complexión física demasiado gruesa que merme su velocidad en los jardines y en las bases, además de verse más lento en la caja de bateo. Debe mantener su condición física. Tengo confianza en que lo hará.

Mientras que pienso que aún no está listo para las Grandes Ligas, creo que no tomará mucho tempo para que las habilidades en ascenso del dominicano lo lleven a San Diego.

Este artículo no estuvo sujeto a la aprobación del Major League Baseball ni sus equipos.


padresbeisbol.com